Proyecciones del café podrían no cumplirse en temporada 2018 – 2019

El sector de los caficultores proyecta una cosecha que permita llegar a los tres millones de quintales para la temporada 2018 – 2019. Pero son varios los factores que podrían influir  y que posiblemente limiten alcanzar esa meta.

Muchos de estos factores son controlables si el gobierno muestra disposición para enderezar el rumbo del país. Sobre todo, si muestra voluntad para resolver la

Mano de Obra para el ciclo productivo

Uno de los factores es la escasa mano de obra. La reciente ola de migración a causa de la crisis social y política que vive el país podría haber mermado la capacidad de conseguir mano de obra local. Esto se suma a la creciente demanda de cortadores de países como Costa Rica y Honduras.

Este año el proceso de maduración ha sido bastante parejo, por lo que se necesita mano de obra al instante. De lo contrario gran parte de la cosecha podría perderse al caerse el grano maduro.

Financiamiento para enfrentar gastos de la cosecha

Otro de los factores que influye en el éxito de la cosecha es el financiamiento. “El mayor problema que enfrentamos ahorita es el del financiamiento. Nos informaron productores de los tres departamentos cafetaleros (Matagalpa, Jinotega y Nueva Segovia) que los que no lograron cancelar sus saldos en el ciclo pasado no han conseguido financiamiento este año.

A los que lograron cancelar los saldos, con miles de sacrificios, se les aprobó una nueva autorización de crédito, pero luego se les cancelaron los desembolsos; y a otros se les disminuyó el monto desembolsado, en relación con lo que se les había aprobado”, dijo Aura Lila Sevilla, presidenta de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua.

“El sector cooperativo ha estado asistiendo y actualmente se discute el tema de utilizar el fondo para créditos de corto plazo que permita a los pequeños productores enfrentar los altos costos de mano de obra y mantenimiento”, dijo José Ángel Buitrago, presidente de la Asociación de Exportadores de Café de Nicaragua (Excan). Esto en referencia a los fondos disponibles para la Comisión Nacional de Transformación de la Caficultura (CONATRADEC).

“Los productores están preocupados porque el Gobierno puede usarlos para cualquier otra cosa, y esos fondos son para desarrollar y transformar la caficultura, ayudar a los pequeños productores, darles asistencia técnica, crear un laboratorio de café, pero a como estamos ahorita, no creo que vayamos a ningún lado con eso”, insistió el producto Buitrago.

Seguridad en zonas de alta productividad

El tercer factor, y no menos importante, es la seguridad. En años anteriores el Ejército y Productores de Café organizaban y colaboraban en un plan para atención especial en zonas de alta productividad del café. Este plan consistía en el despliegue del Ejército a esas zonas y resguardarlas ante eventuales surgimientos de bandas delictivas.

Después de la crisis del 18 de Abril el Ejército y Productores de Café aún no acuerdan las acciones para este ciclo productivo. A esto se suma la presencia de paramilitares afines al gobierno, los cuales podrían sufrir una metamorfosis a grupos delictivos comunes.

Hortalizas pueden estar en peligro con la entrada temprana del invierno

Jinotega es uno de los departamentos de Nicaragua que más produce hortalizas. La producción jinotegana en este rubro no solamente sirve para abastecer la demanda local, sino también parte de la demanda nacional. Algunos productores han logrado certificar sus plantaciones para poder exportar su producción, a la vez que tienen acceso a mejores precios en mercados internacionales.

La entrada del invierno para los productores de hortalizas jinoteganos puede ser un arma de doble filo. Por un lado están aquellos que cultivan a cielo abierto. Éstos no cuentan con protección para los efectos directos que implican elementos como la lluvia y el sol. Sus cultivos pueden verse afectados y por consiguiente sus ingresos que dependen, a veces, enteramente de su cosecha.

Por otro lado, los productores que cuentan con técnicas como microtúneles, aunque también pueden estar expuestos a ciertos elementos de la naturaleza, al menos tienen cierta protección que les permitirá sacar a buen fin su cosecha.

Invertir para mejorar y la paradoja de la falta de financiamiento

Los productores jinoteganos están claros que la tecnificación de sus cultivos les brindará no solamente protección a sus cosechas. También les permitirá obtener mejores rendimientos por manzana. Pero para poder implementar esas técnicas de mejoramiento en sus parcelas se necesita de una infraestructura cuya inversión inicial es alta.

Es aquí donde entra el tema de la paradoja del financiamiento. El agricultor necesita financiamiento para poder producir más, pero el financiamiento es escaso.