Hortalizas pueden estar en peligro con la entrada temprana del invierno

Jinotega es uno de los departamentos de Nicaragua que más produce hortalizas. La producción jinotegana en este rubro no solamente sirve para abastecer la demanda local, sino también parte de la demanda nacional. Algunos productores han logrado certificar sus plantaciones para poder exportar su producción, a la vez que tienen acceso a mejores precios en mercados internacionales.

La entrada del invierno para los productores de hortalizas jinoteganos puede ser un arma de doble filo. Por un lado están aquellos que cultivan a cielo abierto. Éstos no cuentan con protección para los efectos directos que implican elementos como la lluvia y el sol. Sus cultivos pueden verse afectados y por consiguiente sus ingresos que dependen, a veces, enteramente de su cosecha.

Por otro lado, los productores que cuentan con técnicas como microtúneles, aunque también pueden estar expuestos a ciertos elementos de la naturaleza, al menos tienen cierta protección que les permitirá sacar a buen fin su cosecha.

Invertir para mejorar y la paradoja de la falta de financiamiento

Los productores jinoteganos están claros que la tecnificación de sus cultivos les brindará no solamente protección a sus cosechas. También les permitirá obtener mejores rendimientos por manzana. Pero para poder implementar esas técnicas de mejoramiento en sus parcelas se necesita de una infraestructura cuya inversión inicial es alta.

Es aquí donde entra el tema de la paradoja del financiamiento. El agricultor necesita financiamiento para poder producir más, pero el financiamiento es escaso.